Atención, pesticidas en el suministro de agua potable suizo

por Marketing (0 comentarios)

Uno de cada cinco análisis de agua potable muestra cantidades de pesticidas demasiado altas. Ahora, los proveedores de agua exigen que se prohíba por completo el empleo de estas sustancias.

Los agricultores esparcen más de 2000 toneladas de pesticida al año para proteger sus cosechas de parásitos y enfermedades. Los residuos tóxicos no acaban solo en los ríos y los mares, sino también en las aguas subterráneas, principal fuente de agua potable en Suiza. «Se han podido encontrar pesticidas orgánicos, sus productos de descomposición y otros microcontaminantes en muchos puntos de medición suizos, así como en ciertas instalaciones de agua potable», advierten los proveedores de agua en un nuevo informe de posición. Y añaden: «La evolución que hemos constatado de esta tendencia es alarmante».

El motivo de esta preocupación se encuentra en los últimos datos de Naqua, el observatorio suizo de aguas subterráneas. Según este organismo, en uno de cada cinco puntos de medición del suministro de agua potable se han detectado pesticidas o sus productos de descomposición en una concentración superior al valor de tolerancia, que se encuentra en los 0,1 microgramos por litro. En las zonas de agricultura intensiva, este valor puede incluso superar el 70 % de los puntos de medición.

«Tenemos que hacer algo al respecto —dice Martin Sager, director de la asociación suiza de gas y agua—. Hay que evitar a toda costa que sigan llegando cada vez más microcontaminantes al agua». De lo contrario, en el futuro no podrá ofrecerse agua potable natural sin que antes haya tenido que someterse a caros procesos de tratamiento.

Zonas de protección con muchas fisuras

Los proveedores de agua exigen leyes más estrictas para la preservación de las aguas subterráneas como fuente de agua potable. En las zonas protegidas colindantes con las instalaciones de suministro de agua potable, el empleo de pesticidas debería estar completamente prohibido. Y, en sus alrededores, como mínimo debería suprimirse el uso de sustancias específicas que se desplacen a través del agua.
La asociación también reclama una aplicación más rigurosa del reglamento vigente, puesto que en la actualidad tan solo un 60 % de las zonas de aguas subterráneas estarían eficazmente delimitadas como zonas protegidas. E, incluso en estas, el nivel de protección deja a menudo mucho que desear, ya sea por las calles cercanas, la industria o la agricultura.

Con estas medidas la asociación quiere, por un lado, obtener una mejor protección de las aguas subterráneas y, por otro, evitar que se empleen medios más radicales. En la actualidad, hay dos comités recogiendo firmas para sacar adelante nuevas iniciativas. Con la petición de referéndum «Por una Suiza sin pesticidas sintéticos» se reclama una prohibición general de los pesticidas sintéticos. La iniciativa «Por un agua limpia y alimentos sanos» pone el foco en los agricultores: pide que aquel que utilice en sus terrenos pesticidas o antibióticos no vuelva a recibir pagos directos.

Llamamiento a los agricultores

Los proveedores de agua consideran estas soluciones demasiado generales y no creen que puedan alcanzar una mayoría política. Además, les molesta que los propulsores de la campaña sugieran que el agua del grifo es ya actualmente de calidad insuficiente y que pasa muy pocos controles. «La calidad del agua sigue siendo muy buena», dice Martin Sager.

Su asociación, por el contrario, está haciendo todo lo posible para que las mejoras exigidas se aprueben de manera vinculante y eficaz en el plan de acción para productos fitosanitarios que se prepara actualmente en el Consejo Federal. Y hace un alegato en favor de que, en la próxima reforma agraria, se refuercen los criterios ecológicos necesarios para los incentivos en el sistema de pagos directos. «Esperamos que los agricultores puedan trabajar con menos o incluso sin pesticidas en las zonas cercanas a las instalaciones de agua potable», dice Sager.

La asociación también responsabiliza a los organismos reguladores. Sager protesta porque, hoy en día, el Ministerio de Agricultura suizo sigue autorizando el uso de pesticidas con un riesgo ecológico muy alto. Por eso, las autorizaciones deberían transferirse para su estudio a un organismo neutral.

En este contexto, los proveedores de agua han decidido no apoyar las iniciativas pendientes. No obstante, si el Estado permaneciera impasible, intentarían otras acciones políticas.

NZZ, Atención, pesticidas en el suministro de agua potable suizo: https://nzzas.nzz.ch/notizen/achtung-pestizide-im-trinkwasser-ld.1301514, consuldato el 10.07.2019.

Volver