Crisis del agua en Newark: la carrera contrarreloj para reemplazar las tuberías de plomo en menos de 3 años

por Marketing (0 comentarios)


Este año se han reemplazado unas 800 de las 18 000 líneas de servicio de plomo en Newark. Créditos: Bryan Anselm para The New York Times

NEWARK — Varias semanas después de la escalada de la crisis de salud pública causada por los elevados niveles de plomo detectados en el agua, las autoridades anunciaron el pasado lunes un nuevo plan de 120 millones de dólares para acelerar el reemplazo de las antiguas tuberías de servicio en la ciudad más grande de Nueva Jersey.

La nueva financiación permitirá reemplazar las 18 000 líneas de servicio de plomo enterradas en los siguientes 24-30 meses, según declaraciones del alcalde Ras Baraka, un cambio significativo en las estimaciones de las autoridades, que eran de 10 años.

“Vamos a hacerlo tan pronto como sea humanamente posible”, explicó Baraka en una rueda de prensa celebrada en Newark a la que asistió acompañado por el gobernador y unas dos docenas de funcionarios de Nueva Jersey.

Los años de negligencias, mala administración y negaciones han sumido a Newark en una de las mayores crisis medioambientales que se han vivido en una ciudad americana en años, lo cual ha provocado ira, confusión y frustración entre sus 285 000 residentes.

 

Aunque hace tiempo que el plomo es un problema aquí, la situación se agravó en octubre tras realizar una serie de pruebas en la distribución de los filtros de agua del grifo —los mismos filtros utilizados en Flint, Míchigan— para eliminar el plomo que se ha ido filtrando en el agua corriente.

Pero hace dos semanas, pruebas adicionales detectaron que algunos de los filtros no estaban logrando eliminar adecuadamente el plomo y la ciudad se vio obligada a distribuir agua embotellada.

Las escenas de la semana pasada en las que más de un centenar de personas esperaban casi una hora bajo el candente sol de agosto para recoger agua embotellada han erosionado todavía más la confianza que tenían los ciudadanos en el agua que salía de sus grifos.

El alcalde Baraka ha declarado que el agua embotellada seguirá distribuyéndose mientras la ciudad, el estado y las agencias federales continúan con las pruebas en los filtros y el agua del grifo para determinar el alcance del problema.

Se espera que las autoridades de la ciudad y del condado aprueben el plan financiero en los próximos días, lo cual permitirá que los contratistas empiecen a presentar ofertas a la ciudad.

Un proyecto de reemplazo de líneas de agua del tamaño y envergadura de Newark sería una prioridad para Nueva Jersey y se convertiría en uno de los primeros proyectos de este tipo en el país, teniendo en cuenta el plazo extremadamente corto.

“No conozco ninguna otra ciudad de este tamaño que haya intentado reemplazar todas sus líneas de servicio de plomo en este plazo de tiempo”, dijo Erik Olson, un director senior del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales, un grupo ecologista que ha interpuesto una demanda contra la ciudad por los niveles de plomo.

La ciudad tiene miles de líneas de servicio de plomo más (tuberías del tamaño de mangueras de jardín que conectan su red de suministro de agua a las propiedades privadas) para reemplazar de las que ya se han reemplazado en Flint, Míchigan, una ciudad que ha tenido que lidiar con el agua contaminada por plomo desde el 2014.

Como las tuberías se encuentran enterradas principalmente en propiedades privadas, la ciudad no puede actuar de forma unilateral para excavarlas; los residentes tienen que solicitar una sustitución y, después, conceder acceso a los contratistas de la ciudad. En Newark, donde el 70 % de los residentes son arrendatarios, puede resultar difícil localizar a los propietarios.

Baraka explicó que estaba buscando la manera de cambiar esta situación, trabajando con legisladores estatales para crear una ley u ordenanza que permitiera que los contratistas de la ciudad pudieran trabajar en propiedades privadas y arreglar los conductos de servicio de plomo sin permiso.

Sobre el anuncio del lunes pesaba la creciente frustración que tienen las autoridades locales con la respuesta recibida del gobierno federal. El alcalde Baraka, el gobernador Philip D. Murphy y los funcionarios locales han pedido a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y a las autoridades en Washington que proporcionen ayuda económica a Newark mientras tratan de contener la crisis del plomo.

“Solo falta el gobierno federal”, declaró Joseph N. DiVincenzo Jr., director ejecutivo del condado de Essex. Se dirigió a Donald Payne Jr., el único congresista asistente, y dijo: “Nos tenéis que proporcionar el efectivo.”

“Todos sabemos que nos tenemos que mover más rápidamente y colaborar para restablecer la confianza de los residentes en su agua”, explicó Murphy el pasado lunes.

El plan incluye la emisión de 120 millones de dólares en bonos a través de la Autoridad de Mejoramiento del Condado de Essex. El condado, que tiene una excelente calificación Aaa para bonos, puede pedir prestado fondos a tipos de interés más bajos que los de la propia ciudad.

La nueva ronda de financiación, organizada por el condado de Essex, también incluye la eliminación de cualquier carga financiera a los propietarios por el reemplazo de las líneas de servicio de plomo en la ciudad. En el anterior plan de 75 millones de dólares que la ciudad puso en marcha en marzo, los residentes tendrían que haber pagado un máximo de 1.000 dólares por los trabajos de reemplazo. Esto se consideró un duro golpe económico en una ciudad donde la renta media es de 34 826 dólares y casi el 30 % de los residentes viven por debajo del umbral de pobreza.

Baraka también subrayó que, aunque el dinero era un préstamo, no implicaría un aumento de impuestos. “No repercutirá en el contribuyente”, declaró.

Este año se han reemplazado unas 800 de las 18 000 líneas de servicio de plomo en Newark.

“Huelga decir que no es ninguna situación que encontremos satisfactoria, pero nos comprometemos a hacer lo correcto”, explicó Murphy.

The New York Times, Crisis del agua en Newark: la carrera contrarreloj para reemplazar las tuberías de plomo en menos de 3 años https://www.nytimes.com/2019/08/26/nyregion/newark-lead-water-pipes.html?, consultado el 27/8/2019.

Volver