La extinción del glaciar del Veleta: la antesala de la pérdida de agua en Sierra Nevada

por Marketing (0 comentarios)

Los estragos del cambio climático no dejan indiferente a nadie. El clima está cambiando a pasos agigantados y es una realidad visible para todos. Y el glaciar del Veleta no es una excepción. 

La subida de temperaturas a nivel global, provocada por el cambio climático, ocasiona que los glaciares, sobre todo los que están más al sur, sufran las consecuencias y terminen por derretirse.

A día de hoy, el glaciar que más se sitúa al sur en Europa es Il Calderone, en Italia, pero muchos años antes hubo otro glaciar que ocupaba ese puesto: el glaciar del Veleta.

Pico del Veleta, Sierra Nevada.

Sierra Nevada es el macizo montañoso de mayor altitud de toda Europa occidental, después de los Alpes. Perteneciente al conjunto de las Cordilleras Béticas, se extiende principalmente por la provincia de Granada y parte de Almería, en Andalucía. Dentro de Sierra Nevada se encuentra el pico más alto de la Península Ibérica, el Mulhacén, con 3.482 metros de altura y el pico Veleta, con 3.479 metros sobre el nivel del mar.

En la cima de este pico se acumulan cada año, y gracias a su altura, nieves copiosas durante el invierno, lo que ocasionó que hace años se formara un glaciar en la parte norte.

Durante la última glaciación cuaternaria, hace 12.000 años, la latitud de las zonas árticas descendió, lo que provocó la aparición de este glaciar dentro del llamado “Corral del Veleta”, por su forma circular.

Corral del Veleta.

Tiempo después, la Tierra atravesó un periodo de calentamiento, que acabó con muchos de los glaciares que se encontraban en Sierra Nevada, salvándose el glaciar de El Veleta, gracias a su altitud y situación excepcional. Posiblemente, su ubicación, dentro del circo del valle donde se formó, contribuyó a a aislarlo de los vientos de alta montaña.

Un caluroso verano de 1913, el glaciar del Veleta quedó deshecho para siempre, quedando restos de hielo fósil bajo sus rocas, señal inequívoca de su existencia.​ Desde finales del siglo XIX, tal como indica un estudio, concretamente el año 1995, el glaciar entró en proceso de declive. El aumento de las temperaturas ha hecho que ya no haga el frío suficiente para mantener el permafrost del glaciar, incluso en elevadas alturas.

Vista de la vertiente sur del Pico Veleta, desde la pista de Sierra Nevada. 

Pero lo verdaderamente preocupante no es solo la pérdida de glaciares como este a elevadas altitudes, sino el hecho constatado de que Sierra Nevada pierde nieve, lo que supone la disminución de recursos hídricos para Granada y Almería.

Sierra Nevada se concibe como uno de los grandes reservorios de agua para Granada, abasteciendo ríos con el agua de su deshielo, y a los investigadores les preocupa especialmente el aumento de la sublimación de la nieve, es decir, el hecho de que la nieve se evapora de sólido a gas, sin pasar en ningún momento por el estado líquido, lo que hace que se pierdan fuentes de recursos hídricos.

Por desgracia, parece que la pérdida de torrencialidad de las nieves, aunada con el aumento de las temperaturas y la extinción de glaciares no es más que un aviso de lo que está por venir, y de nosotros depende ser capaces de conservar y cuidar nuestros recursos hídricos.

https://www.iagua.es/noticias/redaccion-iagua/extincion-glaciar-veleta-antesala-perdida-agua-sierra-nevada, consuldato el 26/03/2020.

Volver